26 abril, 2016

No a las multas lingüísticas



Gracias al trabajo del grupo parlamentario del Partido Popular Catalán, hemos sabido que el Govern de la Generalitat ha aumentado un 173% el importe de las multas lingüísticas en el último año. Ni más ni menos. En concreto el importe de las sanciones lingüísticas en 2014 fue de 51.350€ y en 2015 alcanzó los 140.000€. En Cataluña si un comercio se llama “Carnicería Paco” es multado por no llamarse “Carnisseria Paco”. Si una empresa se llama “Abogados Martínez” también recibe sanción. Debe llamarse “Advocats Martinez”.

Esta es la política lingüística del Govern que no nos cansaremos de denunciar, la que intenta inculcar su manera de hacer y pensar a base de sanciones, multas e imposiciones. ¿No sería mejor una política de incentivos para promocionar el catalán en vez de un reglamento para sancionar el castellano? Creemos que no sólo es innecesario sino que es denunciable la presión política independentista y excluyente a la que la Generalitat somete a autónomos, comerciantes y empresarios. Todos ellos ven cómo se les impone el uso de una de las lenguas oficiales en Cataluña, lo que vulnerara los derechos lingüísticos de los ciudadanos reconocidos en la Constitución y el Estatuto de Autonomía.

¿Alguien se imagina a un comerciante de Rennes, en la Bretaña francesa, multado por tener el rótulo de su tienda en francés? ¿O a un gallego por tener los carteles de su empresa en castellano? Es inimaginable en cualquier sociedad democrática, moderna y tolerante. Supongo que no lo ven así desde la Generalitat. Ellos prefieren gobernar en negativo con multas, sanciones, prohibiciones e imposiciones en lugar de trabajar por el fomento en positivo, por incentivar y promocionar.

El Partido Popular Catalán no sólo seguirá denunciando estos abusos por parte de la administración, sino que trabajaremos para darle la vuelta a la tortilla, para que se legisle sin castigo, en positivo, sin prohibiciones, para la promoción de la lengua catalana sin tener que menospreciar la lengua española. Tenemos la gran suerte de tener dos lenguas, ¡dejemos que cada cual decida qué lengua utilizar!

No queremos vivir en un país donde se multe por hablar uno de los dos idiomas oficiales. No queremos volver a épocas oscuras en las que las prohibiciones eran el hilo conductor de una manera de hacer totalitaria. Queremos vivir en una sociedad libre donde la convivencia no sea puesta en peligro por parte de sus gobernantes. Para eso trabajamos, para que nuestra sociedad sea cada día más libre, plural y tolerante.

 

Enric Millo

Vicesecretario y portavoz del PPC en el Parlament

ABC


Compartir

Facebook Twitter MySpace Technorati
Menéame Delicious NetvibesYahoo!