25 noviembre, 2014

El Estado de Derecho funciona, también en Cataluña | Enric Millo



El Estado democrático de derecho funciona. El Congreso de los Diputados rechazó el 8 de abril con un 86 % de los votos la pretensión de realizar un referéndum que cuestionase la unidad de España. El Gobierno de España impugnó ante el Tribunal Constitucional el referéndum ilegal que se quería convocar para la dividir a los catalanes y separarse del resto de españoles. Y cuando le cambiaron el nombre para hacer algo parecido lo volvió a impugnar con una respuesta unánime del TC suspendiendo cualquier simulacro y reclamando que cesasen sus preparativos. La Justicia ha actuado con la presentación de una querella contra Artur Mas y los dos consejeros responsables de la organización del pucherazo del 9-N.

En definitiva, el Parlamento, el Gobierno y la Justicia han actuado. Las tres columnas del estado democrático de derecho, el poder legislativo, el ejecutivo y el judicial han realizado sus funciones para defender nuestra legalidad democrática con firmeza. Esta es la garantía de que el Estado de derecho actúa ante quienes se saltan la ley y quieren romper con el principio de que las decisiones sobre la soberanía nacional las toman todos los españoles. La política tiene sus caminos. El dialogo tiene su espacio pero siempre dentro de la ley y buscando los consensos democráticos. Por eso, el Gobierno y el PP proponemos tender puentes y construir juntos el futuro, no divididos y ni separados.

El diálogo democrático requiere voluntad real, lealtad mutua y respeto a nuestro marco legal. Requiere realismo y preocuparse de la solución a los problemas de las personas y de las familias, que son la recuperación económica, la creación de empleo y la defensa de la sociedad del bienestar. Queremos centrarnos en el progreso, la regeneración y la cohesión social. Mas puede ganar en radicalismo, pero perderá a la gran mayoría de los catalanes que queremos «seny», concordia y recuperación económica. Esa es nuestra bandera. Esta es la bandera de los catalanes de verdad. No la estelada. No es la hora de romper nada. Es la hora de construir puentes y de ofrecer soluciones. Es nuestra hora, la de aquellos que no queremos renunciar a nada: ni a ser europeos, ni a ser españoles, ni tampoco a ser catalanes.

Enric Millo es vicesecretario de acción política del PPC y portavoz en el Parlament

Abc.es


Compartir

Facebook Twitter MySpace Technorati
Menéame Delicious NetvibesYahoo!